Entrevista en TEKNLIFE

Captura de pantalla 2015-08-13 a la(s) 12.16.37

Mucho se ha escrito sobre la innovación y el emprendimiento. Mucho se ha dicho ya de lo que son y de lo que no, de cómo pueden mejorar la economía de un país y llevar a las empresas a la excelencia. A la sombra de innovación y emprendimiento han surgido “guruses” y charlatanes con fórmulas mágicas (siempre a buen precio) con las que llevar un proyecto a las más altas cotas del éxito. Desde gobiernos, cámaras de comercio, universidades y grandes corporaciones se han promovido jornadas, ayudas, seminarios y campamentos. Se habla de ello en la prensa y en las redes sociales. Las publicaciones sobre emprendimiento, escritas por los mismos empresarios que triunfaron con sus empresas, proliferan. Luego, aspirantes a emprendedores los devoran con la esperanza de asimilar las claves para hacerse un sitio en el universo de los ganadores. Innovación y emprendimiento parecen dos palabras mágicas, y todo el que hoy quiere hacer algo en el mundo de la ciencia o de la empresa quiere tenerlas de apellido.

NO HAY QUE CONFUNDIR EMPRENDIMIENTO CON AUTOEMPLEO

Pareciera que ya está todo dicho, lo bueno y lo malo, pero lo cierto es que no. Estas palabras corren el riesgo de convertirse en un maremágnum donde se confundan y diluyan sus verdaderos significados,de asociarse a cosas que nada tienen que ver con el emprendimiento ni con la innovación y, lo peor, de llegar hasta las bases de la sociedad tan diluidas que esta ya no pueda comprenderlas ni demandarlas. A veces se confunde innovación con emprendimiento y ciencia con innovación, pero no necesariamente es así como funciona. Se excluye, además, un factor vital, sin el cual no se puede entender un futuro en estos ámbitos: la educación.

En medio de este retrato surge un elemento que busca poner cabeza y articulación en todos los elementos que juegan un papel importante en el desarrollo económico, social y humano de un país. El Foro E2 I2 se constituyó el pasado 14 de abril con el objetivo claro de romper la brecha entre ciencia, tecnología y empresa, introduciendo el factor educativo que tantas veces queda relegado. Para conocer mejor el papel de este foro y ver dónde se encuentra tres meses después de su presentación, estuvimos hablando con José Manuel Leceta, uno de los actores implicados en este proyecto, en un primer momento como director del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT/EUI) (ahora su ex director) y, después, como presidente de Insight Foresight Institute.

En el nacimiento del Foro E2 I2 ya avanzamos que “Ciencia y tecnología constituyen uno de los pilares fundamentales para el crecimiento y desarrollo económico y humano de un país. Las políticas cortoplacistas, centradas en los cuatro años que hay entre elecciones y elecciones, no favorecen que se creen todas las estructuras necesarias para garantizar el futuro de ambas y, por ende, del mismo país. Sin mencionar cómo beneficia el pensamiento científico a esa otra estructura esencial del ser humano: la mental. Quizá por eso las mejores iniciativas, a las que hay que augurar el mejor éxito, son aquellas que no dependen de las legislaturas, y que por ello pueden centrarse mucho mejor en lo que realmente precisan las partes implicadas”. Ese es justo el papel del foro dentro de la sociedad española.

LAS ACADEMIAS DEBEN PODER DESEMPEÑAR SU PAPEL CONSULTIVO

El punto de arranque de esta iniciativa hay que buscarlo en 2013, durante la alianza de cuatro universidades españolas, dos madrileñas y dos barcelonesas, durante unas jornadas de emprendimiento universitario en las que José Manuel Leceta intervenía como ponente. Entre el público se encontraba Aníbal Figueiras, académico de la Real Academia de Ingeniería que había sido profesor de Leceta durante su época de estudiante de Telecomunicaciones. De este reencuentro “surge el sentimiento de que nos estábamos perdiendo algo“, dice Leceta. “Había muchas cosas sueltas que abordaban temas por separado, pero no del conjunto del sistema, del ecosistema completo del emprendimiento“, explica. Estamos en un mundo en el que se habla constantemente del emprendimiento individual, “pero no del conjunto de factores y valores que marcan la pauta de las empresas con éxito“, dice.

Al contrario que en otros países, especialmente EE.UU. donde el papel de las academias como entes consultivos es fundamental para el Gobierno, “en España faltan entidades que tengan ese protagonismo, y para poder aplicar políticas de emprendimiento hay que estar dispuesto a aprender y mejorar. Ese es el hueco que pueden llenar academias como la de ingeniería”, explica.

Quizá estemos ya en el camino de conseguir que el Gobierno reconozca y solicite la opinión de las academias. Recientemente se publicó en el BOE la aprobación por decreto de la entrada de la RAI en el Instituto de España, donde se agrupan las principales academias de nuestro país. Un reconocimiento a sus 12 años de trayectoria y un respaldo a las aportaciones que, como academia, puede dar a la sociedad. En palabras de Leceta, “las academias más antiguas tienen un perfil más definido, pero la RAI reúne perfiles más sociales, con la identidad puesta en solventar los problemas, y tiene la ventaja de que es joven, y eso la hace más abierta“.

la innovación y el emprendimiento no se programan, se facilitan”

El debate sobre el emprendimiento era hasta hace poco, en palabras de Leceta, “un debate sin padre“. No había sabido, en su opinión, poner el acento en el factor humano y social de la innovación, ni vehiculizarla a través de personas para que llegue a las personas. En este sentido el Foro E2I2 se constituye en un “foro de foros” construido sobre redes ya existentes y apoyado en lo que ya existe, que son sus pilares fundamentales: Educación , Emprendimiento, Innovación e Inversión, eso es lo que el foro quiere reforzar. Los planteamientos del foro buscan un cambio de sentido en el enfoque que se hace de estos factores, “la innovación y el emprendimiento no se programan, se facilitan“, dice.

HAY QUE FACILITAR LA INNOVACIÓN Y EL EMPRENDIMIENTO

El papel de la educación no se limita al ámbito de las universidades. Al hablar de educación Leceta no se refiere a la formación académica, sino a la transmisión de las actitudes que fomentan la innovación y el emprendimiento, el “apetito por el riesgo”. El enfoque entonces cambia de objetivo, y dejamos a un lado a ese perfil de persona que se convierte en un cúmulo de conocimientos. Leceta insiste: “Se trata de educar para la acción; no para saber, sino para actuar“. De esa forma el “saber” se amplía y toma la dimensión del “saber hacer”. Está claro, “basta con un profesor que transmita el hambre por saber para que todo cambie. No podemos pensar que la carrera que vamos a estudiar con 18 años nos asegurará un trabajo y que será siempre el mismo, porque ahora existen sectores que no existían cuando yo estudiaba Telecomunicaciones. Eso es parte de lo que hay que enseñar“, dice Leceta. “La mejor forma de transmitir el conocimiento es meterlo en un ser humano. Las actitudes se contagian. Somos seres sociales, lo que en educación significa que se crean vocaciones, pasiones y actitudes, y eso nos tiene que mover a ir al origen de las cosas; y en el origen de las cosas están las personas“, añade.

Sobre el emprendimiento se ha dicho que quizá se esté generando una nueva burbuja. La crisis ha sido el detonante, fomentado desde las instituciones públicas, de una idea: “Si no tienes trabajo, créatelo”. En opinión de Leceta “se confunde el emprendimiento con el autoempleo“, a pesar de lo cual existe un movimiento, un “magma” interesante alrededor del emprendimiento. “La sociedad española es consciente de que el estado del bienestar ya es historia y, a futuro, pensar por defecto en buscar un empleador también acabará“, explica Leceta. “Yo no lo llamaría burbuja. Lo que ocurre es que al explorar abres el abanico de las posibilidades, pero luego se irá redireccionando hacia lo que tiene posibilidades reales. Cristalizará en algo más definido“, comenta.

La educación nos tiene que mover a ir al origen de las cosas; y en el origen de las cosas están las personas”

En la visión que inculcaron a nuestra generación el objetivo de la vida era lograr un puesto de trabajo para toda la vida, una garantía de futuro que nos permitiera disfrutar de nuestro mes de vacaciones y de las horas que pudiésemos arañar al día después del trabajo para disfrutar de lo que realmente nos gusta. Cuando Leceta habla de Educación, está hablando de dejar de ver el trabajo como una condena, sino como parte de lo que puede hacernos felices y enriquecer nuestra vida. Ahora es difícil comenzar en una empresa o en un tipo de trabajo igual para toda la vida, “es muy triste y muy aburrido pasar así la vida entera“, lamenta Leceta. “No se puede estar midiendo el tiempo que queda para salir de trabajar y disfrutar de la vida de verdad fuera del trabajo“, dice. Replantear nuestra forma de ver el trabajo, no como una pesada obligación sino como una oportunidad para descubrir y emprender nuevas cosas, haría que recuperásemos para nuestra vida 8 horas al día.

ES MUY TRISTE QUE LA VIDA SEA LO QUE PASA FUERA DEL TRABAJO

El concepto de emprendimiento se puede usar tanto para la creación de nuevas empresas como para la transformación de otras ya existentes. Emprender es tomar una resolución, y también es montar un negocio, simplemente. Ese negocio no tiene necesariamente que ser innovador, podría ser una panadería tradicional, o una mercería. En el otro lado es desarrollar algo novedoso, una nueva tecnología, una nueva forma de hacer las cosas de siempre. Innovar no es montar un negocio, pero una innovación puede dar lugar a un negocio. El Foro E2I2, explica Leceta, busca ese punto en el que innovación y emprendimiento se tocan, sumándole la educación. “No sabemos cómo se crea la innovación de éxito, pero cada vez van surgiendo métodos, elementos y conceptos con más garantías de éxito“, explica. Leceta insiste: “La educación es clave. La innovación es la clave de la ciencia, pero se queda corta. Hay que rematarla con la educación”. ¿De qué otra forma la investigación se enfocaría en dar solución a los problemas de la sociedad?

haz lo que te gusta, porque cuando vengan las dificultades, perseverarás”

Una de esas claves es, para Leceta, una idea que se opone radicalmente a la visión más tradicional de la educación; eso en lo que insistían nuestros padres de estudiar algo de provecho, con salidas. Para Leceta eso es poco menos que una locura. “Lo primero es hacer lo que te gusta, esa es la receta del éxito: haz lo que te gusta, porque cuando vengan las dificultades, perseverarás“. Hacer lo que te gusta, estudiar lo que te gusta, aunque no sea lo que da dinero quizá sea una locura algo más quijotesca, pero Leceta defiende que sólo eso (disfrutar de lo que hacemos) es el origen de la curiosidad, lo que nos hacer seguir investigando siempre. “Sabemos que la educación nos transforma, es algo mágico. La actitud, el apetito por saber, por el riesgo, es lo que hace la vida más rica. Asumir un reto te convierte en una persona distinta. El cerebro es plástico, somos diferentes después de asumir retos, y eso nos puede ayudar siempre a reinventarnos como personas“, afirma.

ASUMIR RETOS NOS CONVIERTE EN PERSONAS DISTINTAS

Otra de las claves estaría en ser sinceros. Dice Leceta: “No todo el mundo tiene que crear (ni puede) una empresa. Hay que ser sinceros con unos mismos y con lo que sabemos y no sabemos hacer, y plantearnos que puede que lo mejor para todos sea que ayudemos al que sabe hacer las cosas. También es un error reclutar a gente que sea igual que el fundador de la empresa, si se hace eso se fracasará seguro, porque hay que buscar las labores y los perfiles complementarios, saber lo que no somos capaces de hacer y lo que sí“.

Sólo han pasado tres meses desde la creación del Foro. Desde entonces se han planteado metodologías comunes, dejando espacio a la experimentación y a lo que Leceta define como “trabajo de abajo a arriba“, y trabajo que parte del contacto con la realidad, con la misma sociedad. Explica Leceta que para finales de este mes cada uno de los grupos que están integrados en el Foro E2I2 dará una propuesta de acción para crear una serie de actividades anuales. Esas propuestas se entregarán al Parlamento “porque el objetivo es social, y queremos que el Parlamento vea las necesidades de la sociedad“.

Si bien es cierto que falta un debate en la sociedad, también falta quien asuma las conclusiones de ese debate, y ese papel corresponde a las administraciones públicas. La RAI tiene claro, dice Leceta, que la destinataria de ese debate es la sociedad, y que la forma de que llegue a la sociedad es llegando al Parlamento. El Foro tiene que ser la voz de la iniciativa social. “Nos jugamos demasiado”, afirma Leceta, “es necesario que la innovación aparezca en la agenda social, porque ahora aún no está, y eso tiene que cambiar”. Leceta sostiene que la política no se moverá hasta que no vean que se trata de un tema importante para la gente, y hasta que eso no ocurra “no tendremos competencia estructural. La sociedad debe entender la gran importancia estratégica a largo plazo de la innovación“.

Entrevista publicada en TEKNLIFE

 

Share Button
Siguiente artículo:
This article was written by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>